Karem Rios

10 de mayo de 2021

iStock 1197622045

La vida de una enfermera implica muchos sacrificios. Trabajar en servicios de enfermería no solo demanda turnos rotativos, sino convivir con las situaciones más difíciles, siempre dejando en segundo plano nuestros problemas personales. Nuestra prioridad es —y debe ser— el paciente y su familia, siempre.

La enfermería es un trabajo que nos demanda las 24 horas del día y uno que debe hacerse con amor, dedicación, sacrificio y, sobre todo, mucha empatía.

En la enfermería no distinguimos religiones, colores de piel, estratos sociales o creencias políticas. En lo que nosotras respecta, todos los pacientes merecen el mejor trato.

Una enfermera se sacrifica por el prójimo, aunque ponga en riesgo su vida y su salud, con el único propósito de que el paciente esté lo mejor posible y, consecuentemente, se recupere de su enfermedad o la transite de la mejor manera.

Ahora bien, al trabajar en los servicios de enfermería de Vitae, todas somos profesionales especializadas en la hospitalización en casa.

Eso significa que estamos capacitadas para desenvolvernos en todo tipo de contextos y responder a distintas situaciones:

  • Administración de medicamentos intravenosos;
  • cuidados postoperatorios;
  • terapias respiratorias y físicas;
  • hospitalización aguda;
  • extracciones sanguíneas, entre otras.

Por último, como parte de nuestro trabajo, a veces nos toca la sensible tarea de ser aquella persona que acompaña y da confort al paciente en la etapa final de su vida.

Servicios de enfermería: El desafío de ser enfermera en Vitae

Al trabajar a Vitae, todo lo que significa ser enfermera se potencia al máximo.

Los servicios de enfermería especializados en la hospitalización en casa contienen desafíos y emociones muy particulares.

Nuestro contexto laboral es dentro de una familia, dando el cuidado y apoyo necesario a cada persona que nos lo pida, con la misma pasión y dedicación de siempre.

La hospitalización a domicilio tiene otros desafíos extra. No solo se trata de garantizar que el paciente tenga la misma atención que recibiría en un hospital, pues también debemos sumergirnos en la intimidad de una familia, siempre con respeto y educación, pero sin dejar de hacer sentir nuestra voz cuando es necesario.

Nuestro principal deber es generar un ambiente lo más acogedor posible, con sus familiares y amigos dentro de ese entorno, pero sin descuidar jamás el bienestar y la salud del paciente.

Hospitalización en casa: El valor agregado de Vitae

La hospitalización en casa tiene como objetivo mejorar la experiencia de los pacientes mediante una atención a domicilio y personalizada.

Muchas veces, los pacientes quedan internados en los hospitales solo para cumplir con los tratamientos intravenosos o cuidados postquirúrgicos, con los conocidos riesgos que eso implica.

En Vitae ofrecemos esos complejos servicios de enfermería y hospitalización, pero en la comodidad y la seguridad del hogar.

Para ello, contamos con personal calificado para ofrecer asistencia 24/7 y brinda, entre otros servicios:

  • Evaluación interdisciplinaria por médicos de distintas especialidades.
  • Cuidado de las heridas.
  • Explicación y administración de la medicación.
  • Tratamiento del dolor.
  • Educación y gestión de la enfermedad, no solo al paciente, sino también a los familiares.
  • Terapia física y respiratoria.

Ofrecer esta variedad de servicios y tratamientos hace que la enfermería no pueda estar separada del resto de las actividades de una empresa de salud.

Ella es parte de todos los procesos de la administración del cuidado de los pacientes.

Coordinar para que cada paciente cuente con el recurso de enfermería necesario, mantener la comunicación con los familiares y con los médicos tratantes… Todo ello es parte esencial de los servicios de enfermería a domicilio. Y no es nada fácil.

Sin embargo, la experiencia nos ha enseñado qué obstáculos pueden encontrarse y cómo superarlos.

El trabajo es realizado con todos los nodos de la red trabajando sincronizados para el bien del paciente.

De ahí que, al final del día, lo más importante para una enfermera es el agradecimiento del paciente y sus seres queridos. Un reconocimiento genuino que recibimos luego de dar todo el cuidado necesario para que el paciente se recupere, o al menos transite los días con el mayor confort dentro de sus posibilidades.

Y esto solo se logra a través de un trabajo en equipo y multidisciplinario entre las enfermeras, los médicos, el personal logístico y administrativo, en fin, todos aquellos que, de una forma u otra, jugamos un papel imprescindible en la atención hospitalaria en casa y de alta calidad.

Si quieres consultar por nuestros servicios de enfermería y hospitalización en casa para ti o para un ser querido, no dudes en ponerte en contacto haciendo clic aquí.

Abrir chat