Cuidados De Una Traqueostomía - Vitae Health

Cuidados de una traqueostomía

Cuidados de una traqueostomía
Cuidados de una traqueostomía

Cuando hablamos de las técnicas de medicina que más cuidados requieren, no podemos dejar de pensar en la traqueostomía. Si tenemos un ser querido que necesita de una, es importante que sepamos cómo cuidar de este paciente para protegerlo de infecciones y mejorar su calidad de vida. Sigue leyendo para saber más sobre los cuidados de una traqueostomía.

¿Qué es una traqueostomía?

Una traqueostomía es una abertura (realizada mediante una incisión) a través del cuello hasta la tráquea. Su función es abrir las vías respiratorias y ayudar a respirar al paciente.

Este procedimiento se puede realizar en caso de urgencia, junto a la cama del paciente o en un quirófano. Puede utilizarse anestesia (medicación para aliviar el dolor) antes del procedimiento.

Dependiendo de la gravedad de la lesión a las vías, el médico puede requerir traqueostomía permanente o temporal.

Es importante destacar que este procedimiento solo puede realizarse siempre y cuando los pulmones del paciente funcionen correctamente. Si este no es el caso, la persona necesitará la asistencia de un respirador artificial.

¿En qué casos se necesita una traqueostomía?

Puedes necesitar una traqueostomía en los siguientes casos:

  • La boca y la garganta se encuentran obstruidas.
  • El paciente tiene dificultad para respirar a causa de un edema (hinchazón), una lesión o una afección pulmonar.
  • Se están reconstruyendo las vías respiratorias tras una intervención quirúrgica traqueal o laríngea.
  • Se busca proteger las vías respiratorias frente a secreciones o alimentos debido a problemas de deglución.
  • Protección de las vías respiratorias tras una cirugía de cabeza y cuello.
  • Necesidad a largo plazo de asistencia con ventilador (respirador).

Traqueostomía permanente o temporal

Dependiendo de tu caso, puedes llegar a necesitar una traqueostomía permanente o temporal.

Si hablamos de casos de obstrucción de vías respiratorias o si hay alguna enfermedad temporal que afecte a la tráquea, entonces la traqueostomía será temporal. En ese caso, el procedimiento durará hasta que puedas volver a respirar con normalidad.

Por otro lado, si las lesiones son incurables, como en el caso del cáncer de tráquea, el paciente requerirá de una traqueostomía permanente.

¿Cómo es el tubo de una traqueostomía?

Un tubo de traqueostomía es, como su nombre lo indica, un tubo hueco que se coloca en la abertura para evitar que se cierre. Si tienes una traqueostomía, tendrás que llevar un tubo todo el tiempo, al menos mientras la necesites.

El tubo de traqueotomía consta de tres partes:

  • Una cánula exterior fija: Evita que la traqueostomía se cierre. No debes retirarla por ti mismo, sólo tu médico o enfermero pueden hacerlo
  • Cánula interior removible: Debe cambiarse dos veces al día. Esto evita que las secreciones se acumulen en el interior y obstruyan las vías respiratorias. Recuerda no dejarla fuera durante más de unos minutos.
  • Correas aseguradoras: Van alrededor de tu cuello y se conectan a la cánula exterior. Esto mantiene la cánula en su sitio.

Puesto que una traqueostomía es un procedimiento quirúrgico muy invasivo, es necesario saber cómo cuidar de esta y del tubo. Esto lo mantendrá limpio y libre de secreciones, y además previene infecciones y otros problemas. A continuación, te contamos todo sobre los cuidados de enfermería para una traqueostomía.

Traqueostomía: Cuidados de enfermería

Los cuidados de una traqueostomía se realizan para mantener limpio el tubo. Esto ayuda a prevenir la obstrucción de la cánula y reduce el riesgo de infección. El cuidado incluye la aspiración de secreciones y la limpieza del tubo y la piel que rodea la abertura.

Recuerda que tu médico te enseñará a cuidar la cánula y a saber qué hacer en caso de emergencia. Habla con él y con tu enfermera para sacarte todas las dudas que tengas.

Cuidados básicos del paciente con traqueostomía

En las siguientes secciones, hablaremos de los siguientes cuidados de un paciente con traqueostomía:

  • Cómo limpiar las secreciones del tubo
  • Cuidados de la piel que rodea el estoma
  • Cómo disminuir las secreciones
  • Prevención de infecciones
  • Qué hacer si tienes problemas para respirar
  • Cuándo llamar a tu médico

Cómo limpiar las secreciones del tubo de traqueostomía

Se debe limpiar la cánula interior al menos una vez al día. Para hacer este paso efectivamente, ten en cuenta las siguientes instrucciones.

  • Lávate las manos y ponte guantes.
  • Succiona las secreciones de la tráquea con una máquina succionadora.
  • Retira la cánula interior. Límpiala muy bien por dentro y por fuera. Utiliza peróxido de hidrógeno y un cepillo suave. Asegúrate de eliminar toda la sangre y la mucosidad seca. Si no puedes limpiarla bien, es mejor descartarla y utilizar una nueva.
  • Enjuaga la cánula interior con solución salina estéril y vuelve a colocarla en la cánula exterior.
  • Recuerda mantener el tubo de traqueostomía lejos del agua y otras sustancias que pudieran contaminarlo. Cuando te duches, utiliza un protector para cubrir la traqueostomía.

Cuidados de la piel que rodea el estómago

Limpia la sección de piel que rodea tu traqueostomía al menos una vez al día. Es posible que tengas que limpiarla más a menudo si cuando toses liberas mucha mucosidad.

  • Lávate las manos y ponte guantes.
  • Succiona las secreciones cercanas a la abertura.
  • Puede que te recomienden usar peróxido de hidrógeno con agua estéril para limpiar la piel. Mezcla el peróxido y el agua, y viértelo sobre una gasa limpia, que quede húmeda pero no empapada.
  • Limpia suavemente alrededor del estoma, de adentro hacia afuera. Usa una gasa nueva cada vez que limpies una nueva zona de tu piel. Esto evitará que se infecte.
  • Utiliza una gasa seca y limpia para secar suavemente la zona.
  • Si tu personal de salud te lo indican, puedes aplicar una crema antibacteriana.
  • Limpie las bridas del tubo. Humedezca una gasa limpia con la mezcla de agua y peróxido de hidrógeno. Frote suavemente las bridas para eliminar la mucosidad o las costras.
  • Revisa tu piel todos los días para asegurarte de que no hay signos de infección. Presta especial atención a signos como enrojecimiento, hinchazón de la piel, pus, hemorragia o sarpullido.

Cómo disminuir las secreciones

Al disminuir el volumen de secreciones o hacerlas menos espesas, ayudas a evitar que tu tráquea se obstruya. Secreciones ligeras son beneficiosas ya que te ayudan a expulsar líquido potencialmente infeccioso.

  • Bebe mucho líquido. Consulta a tu médico para que te indique qué puedes beber y cuánta cantidad
  • Utiliza un humidificador en tu habitación. Recuerda limpiarlo con frecuencia.
  • Usa dispositivos de traqueostomía que ayuden a mantener la humedad en tus vías respiratorias. Por ejemplo, puedes optar por un filtro HME, un collarín de traqueostomía o fundas de tela para el estoma según las indicaciones de tu médico.

Consejos útiles para la prevención de infecciones

Puesto que la traqueostomía es una herida abierta, tus vías respiratorias están muy expuestas a infecciones. Es por ello que debes tomar precauciones especiales si quieres mantener las infecciones a raya.

  • Lávate siempre las manos antes y después limpiar el tubo o el estoma.
  • Limpia tu equipo de traqueotomía según las indicaciones. Recuerda esterilizar todos los instrumentos que uses.
  • Limpia y desinfecta el estoma regularmente
  • Utiliza una cubierta para tu traqueostomía según las indicaciones de tu médico. Esta puede ayudarte a proteger tus vías respiratorias de suciedad e impurezas.
  • Mantén tu boca limpia. La saliva y la mucosidad contienen gérmenes que causan infecciones si entran en las vías respiratorias. Cepíllate los dientes al menos dos veces al día. Puedes también succionar tu saliva y usar enjuague bucal.
  • Respira profundamente y tose 10 veces cada hora. Esto ayudará a abrir las vías respiratorias y disminuirá el riesgo de infección pulmonar.

Qué hacer si tienes problemas para respirar

A veces, las secreciones y otros agentes externos pueden obstruir nuestras vías respiratorias e impedirnos respirar. Estas son algunas de las cosas que puedes hacer si esto sucede:

  • Respira profundamente y tose. Esto puede ayudar a sacar la mucosidad o el líquido de tus vías respiratorias.
  • Succiona las secreciones de la sonda de traqueostomía.
  • Retira la cánula interior, busca signos de mucosidad y límpiala si es necesario. También puedes reemplazarla por una nueva.
  • Mueve suavemente el tubo de la traqueostomía para asegurarte de que está bien colocado.
  • Si a pesar de todo el problema persiste, pide a otra persona que llame al médico por ti. Si estás acompañado por alguien capacitado, puede utilizar una bolsa-máscara sobre el estoma para ayudarte a respirar hasta que lleguen los médicos.

¿Cuándo se debe llamar al médico?

Llama de urgencia al médico si el paciente:

  • Tiene problemas para respirar incluso después de succionar, limpiar o cambiar el tubo de la traqueostomía.
  • Tose sangre de color rojo intenso.
  • No se puede insertar un nuevo tubo de traqueotomía.
  • Deja de respirar.
  • Sus labios se vuelven azules.
  • Ves que salen alimentos o líquidos de la tráquea.
  • La respiración es más rápida de lo habitual.
  • Está sangrando por la tráquea o el estoma.

Cuidados de pacientes con traqueostomía en casa

En Vitae Health sabemos que una traqueostomía requiere de cuidados algo complejos y que se necesita atención especializada.

Por ello, si tú o un ser querido tienen una traqueostomía, nosotros podemos ayudar, para darles la mejor experiencia de salud y bienestar

Nuestra división Vitae Care se dedica a la atención médica domiciliaria de pacientes en recuperación. Muchas veces, las personas que siguen un tratamiento complejo necesitan asistencia extra en sus hogares. Y nosotros estamos aquí para cubrir esa necesidad.

Contamos con un comprometido equipo de médicos y enfermeros a domicilio que podrán atenderte y seguir con tu tratamiento en tu casa. Dile adiós a salir a cada rato para ir al hospital y exponerte a infecciones.

Creemos en brindar experiencias de salud y bienestar centradas en el paciente. Por ello, nosotros nos adaptamos a tus necesidades y brindamos un servicio de salud de excelente calidad en un entorno familiar.

¿Te gustaría saber más sobre la hospitalización en casa? Habla con nosotros.

¿Te gustó este contenido? ¡Entonces comparte!

X
Bienvenido Vitae Health
Bienvenido a Vitae Health 🖐
¡Inscríbete a nuestro newsletter! Y recibe
información sobre el cuidado de la salud y más.
¡Inscríbete a nuestro newsletter! Y recibe
información sobre el cuidado de la salud y más.
Abrir chat
💬 Necesito información
Hola 🖐

¿En que podemos ayudarte?

Contáctanos vía whatsapp