Definiendo Gestión de Salud Poblacional

Dr. Javier Garrido

13 de agosto de 2020

iStock 871431000

“La ciencia y el arte de prevenir enfermedades, prolongar la vida y promover la salud a través de los esfuerzos organizados y las decisiones informadas de la sociedad, las organizaciones, las comunidades públicas y privadas, y los individuos». – C.E.A Winslow.

El manejo de Salud Poblacional abarca todas las medidas que organizaciones de salud aplicamos para mejorar el estado de salud de un grupo definido de personas, también referido como panel. Un Panel Poblacional se puede referir a una población de pacientes con factores de riesgo y condiciones similares. Pueden ser de un hospital especifico, un área geográfica, una enfermedad o condición particular, o alguna otra característica unificadora que comparta un grupo de pacientes.

Este abordaje, enfocado en el paciente, utiliza la data para descubrir posibles brechas y oportunidades de mejora en la atención médica, permitiéndonos desarrollar planes para cerrar estas brechas y mejorar los resultados de salud de cada paciente.

Gestión de Salud Poblacional y Salud Pública, ¿cuál es la diferencia?

La Salud Pública tiene como objetivo mejorar y proteger la salud de la comunidad mediante políticas públicas, educación y prevención de enfermedades. Mientras la Salud Pública se enfoca en crear y mantener condiciones saludables para la gran mayoría de la población de un país, en la Gestión de Salud Poblacional nos enfocamos en la salud de un grupo específico de individuos que comparten condiciones similares.

¿Por qué es importante la Gestión de Salud Poblacional?

Un programa de gestión de salud poblacional nos ayuda a los proveedores de salud a ser más eficientes en el manejo de poblaciones con enfermedades crónicas. Con un abordaje de medicina preventiva, seguimientos médicos oportunos y vigilancia entre cuidados médicos, evitamos la aparición o progresión de su enfermedad y disminuimos el riesgo que nuestros pacientes desarrollen complicaciones más severas.

Gracias a nuestro seguimiento, obtenemos data clínica que nos permite identificar poblaciones en riesgo, brechas en el cuidado de salud y oportunidades de mejoras en el abordaje médico. Al cerrar estas brechas, nuestras poblaciones tendrán menos visitas a cuartos de urgencias, menos ingresos y reingresos hospitalarios.

A parte de mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes, se reduce drásticamente los costos asociados a los cuidados de su salud y posibles complicaciones que tendría el Estado, aseguradoras privadas y/o los propios familiares.

Si vemos el ejemplo de una población de pacientes que lleguen a sufrir un Infarto, hasta 1 de cada 5 pacientes serán readmitidos en menos de 30 días[1] con los riesgos, complicaciones y costos que esto conlleva. Al tener un seguimiento y vigilancia desde el egreso hospitalario de estos pacientes podemos garantizar su bienestar y con nuestro análisis predictivo tomar decisiones de manera oportuna antes que surjan posibles complicaciones.

En Panamá, hemos aplicado este modelo a una población de adultos mayores ajustado a sus diferentes necesidades y condiciones. Desde mantenimiento de estado de salud, vigilancia post-egreso hospitalario hasta cuidados paliativos y manejo del final de vida, priorizando la calidad de vida de los pacientes, aliviar los síntomas físicos y tratar sus necesidades emocionales, sociales y espirituales, así como las necesidades de sus seres queridos.

Estrategias en Salud Poblacional

Para el manejo de salud de nuestras poblaciones, el primer paso es segregar en paneles a todos los pacientes con factores de riesgo o condiciones muy similares. Establecemos los criterios para definir cada panel y definimos las metas que queremos alcanzar.

Una vez definidos nuestros paneles y metas de salud a alcanzar, procedemos a desarrollar una intervención apropiada, sostenible y basada en evidencia para cada panel. Esta intervención es cuidadosamente diseñada por un equipo multidisciplinario de especialistas médicos, nutricionistas, especialistas de salud mental y demás profesionales de la salud para garantizar un abordaje integral.

Al contar con un sistema informático de salud, somos capaces de manejar e intervenir en los diferentes estados de salud de nuestra población. Desde mantenimiento de bienestar y medicina preventiva hasta el manejo de enfermedades crónicas establecidas.  Gracias a este sistema informático, evaluamos continuamente la evolución de nuestros pacientes, lo que nos permite tomar decisiones informadas de manera oportuna y costo efectivas.

Buscamos detener la evolución de las enfermedades o frenar su progresión hacia sus etapas terminales que suelen ser incapacitantes y con una gran carga de cuidados. Entre las etapas terminales de las enfermedades que queremos evitar y son consideradas prevenibles están los Infartos, Accidentes cerebrovasculares y enfermedad renal crónica.

Gestión de Salud Poblacional en América Latina

Uno de los países que adoptaron este modelo de salud tempranamente fue Costa Rica, en donde dividieron a su población en paneles geográficamente y asignaron equipos multidisciplinarios de atención para cada panel.

A parte de mejorar la cobertura de atención médica (94% de la población cubierta en 2012)[2], la gestión de salud poblacional mejoró la eficiencia de los servicios de salud en Costa Rica. Los servicios fueron diseñados a las necesidades de los paneles de tal manera que tuvieran un adecuado número de pacientes, acortando listas de esperas y mejorando el acceso a la atención. Este modelo de salud ha permitido a Costa Rica demostrar una eficiencia notable teniendo la tercera expectativa de vida más alta en Centro y Norteamérica con gastos de salud por cápita por debajo del promedio mundial.

El modelo de Gestión de Salud Poblacional optimiza a los sistemas de salud, llegando a ser más eficientes, reduciendo complicaciones costosas y permitiendo que los recursos de estos sistemas de salud puedan ser mejor aprovechados.  

Tomando en cuenta que nuestras poblaciones están envejeciendo y la incidencia de enfermedades crónicas va en aumento exponencial, estamos cada día más cerca de saturar nuestro sistema de salud. Cada día se hace evidente el cambio que debemos hacer y este modelo le puede permitir a Panamá una mejor atención a sus ciudadanos, acortar las listas de esperas y mejorar el abastecimiento de medicamentos.

Desde la universidad me ha fascinado el tema de cómo nuestros estilos de vida se relacionan con las enfermedades crónicas no transmisibles (Hipertensión, diabetes, etc.).  En cómo todo lo que nos rodea es aún más determinante en el desarrollo de las enfermedades que nuestra propia genética, vine a aprender luego que esto se llama Epigenética. De las 5 principales causas de muerte en Panamá, 3 son fuertemente relacionadas a estilos de vida y prevenibles en gran manera. 

Con el equipo de Vitae, he tenido la oportunidad de participar y aplicar lo aprendido manejando y coordinando la salud de una población de adultos mayores. Ha sido un reto muy interesante por las diferentes condiciones y estados de los pacientes involucrados, pero ha permitido validar nuestro aprendizaje y mejorar la calidad de vida de esa población.

Gracias a cada integrante del equipo, seguimos aprendiendo y mejorando nuestros procesos de atención para seguir siendo los mejores prestadores de servicios médicos extrahospitalarios de Panamá.

[1] Smith, L. Makam, A. Darden, D. Mayo, H. Acute Myocardial Infarction Readmission Risk Prediction Models. American Heart Association Journal. Jan 2018.

[2] “Population Health Management: Costa Rica.” Improvement Strategies. Primary Health Care Performance Initiative, 2018

Dr. Javier E Garrido L

aaa

Médico panameño apasionado por manejo de enfermedades crónicas no transmisibles, ha hecho estudios en Salud Pública, Gestión de Salud Poblacional e Informática de la Salud.

Abrir chat