Enfermedad Cerebro Vascular Hemorrágica: Definición Y Secuelas | Vitae

¿Qué es la enfermedad cerebro vascular hemorrágica y cuáles son sus secuelas?

enfermedad cerebro vascular hemorrágica y cuáles son sus secuelas
Enfermedad cerebro vascular hemorrágica: Definición y secuelas

En artículos anteriores hemos tratado el tema de la enfermedad cerebro vascular o accidente cerebro vascular (ACV). En esta ocasión, indagaremos más a fondo las secuelas de la enfermedad cerebro vascular hemorrágica. Puedes consultar información general sobre la enfermedad de cerebro vascular haciendo clic aquí.

Una enfermedad cerebro vascular es una afección médica grave y potencialmente mortal que se produce cuando se interrumpe el suministro de sangre a una parte del cerebro. Esta interrupción puede darse por isquemia o hemorragia. Cuando sucede esto último, se le llama enfermedad cerebro vascular hemorrágica.

Los accidentes cerebrovasculares son una emergencia médica y el tratamiento urgente es esencial. A su vez, es probable que una persona que sufre de una enfermedad cerebro vascular necesite rehabilitación.

Cuanto antes reciba una persona el tratamiento, el daño tendrá menos impactos y, por consiguiente, las secuelas serán más leves.

Enfermedad cerebro vascular: Clasificación

El tipo de ACV que tengas influye en el tipo de tratamiento a recibir y en la recuperación.

Podemos establecer una clasificación de enfermedad cerebro vascular en dos tipos principales:

  • Enfermedad cerebro vascular isquémica: Comprenden la mayoría de los ACV. Se producen cuando un coágulo obstruye un vaso sanguíneo. Esto causa que se interrumpa el flujo de sangre al cerebro.
  • Enfermedad cerebro vascular hemorrágica: Sucede cuando un vaso sanguíneo del cerebro se rompe, causando una hemorragia. La sangre que sale, entonces, ejerce presión sobre las células cerebrales y las daña.

A continuación indagaremos más a fondo sobre la enfermedad cerebrovascular hemorrágica.

Enfermedad cerebrovascular hemorrágica

La enfermedad cerebro vascular hemorrágica representa alrededor del 13% de los casos de ACV. Ocurren cuando un vaso debilitado se rompe y produce una hemorragia en el tejido cerebral circundante. La sangre, que ya no está contenida por un capilar, comprime las células del cerebro y las daña.

La hipertensión arterial y los aneurismas (dilataciones en una arteria que se pueden estirar y reventar) son ejemplos de afecciones que pueden provocar una enfermedad cerebro vascular hemorrágica.

Hay dos tipos de ACV hemorrágico:

  • Hemorragia intracerebral: Es el tipo más común. Se produce cuando una arteria del cerebro se rompe, inundando de sangre el tejido que la rodea.
  • Hemorragia subaracnoidea: Es menos frecuente. La hemorragia ocurre en la zona entre el cerebro y la fina membrana que lo recubre.

¿Cuáles son las secuelas de una enfermedad cerebro vascular?

Dependiendo de la magnitud del daño, una persona puede experimentar una serie de secuelas derivadas de una enfermedad cerebrovascular hemorrágica.

Entre las más comunes podemos encontrar:

  • Formación de coágulos: Hay que prestar especial atención a esto ya que pueden provocar una trombosis venosa profunda y, posiblemente, una embolia pulmonar.
  • Debilidad y/o parálisis muscular: Esto puede causar dolor y dificultad para hacer cosas simples, tales como tragar, hablar o moverse.
  • Incontinencia urinaria y fecal: Sucede porque el paciente pierde el control de los esfínteres. A su vez, la incontinencia puede llevar a infecciones.
  • Afecciones neurológicas y/o psicológicas: Esto incluye la pérdida de memoria, confusión y depresión.
  • Convulsiones e inflamación del cerebro
  • Fuertes cefaleas o sensación de cosquilleo en el cerebro

Algunos de estos síntomas pueden mejorar con el tiempo. Además, la rehabilitación puede ayudar con aquellas secuelas más serias. El paciente puede requerir de un tratamiento médico continuo para controlar y gestionar sus síntomas.

Enfermedad cerebro vascular: Rehabilitación en ACV hemorrágico

Después del tratamiento inicial, es muy probable que el paciente deba seguir un programa de rehabilitación.

En una enfermedad cerebro vascular, la rehabilitación y su duración dependen de la gravedad del accidente y del tamaño del área tisular dañada.

Existen distintos tipos de terapia dependiendo de las necesidades individuales de cada paciente. Las opciones incluyen fisioterapia, terapia ocupacional o terapia del lenguaje. El objetivo principal es restaurar la mayor cantidad de funciones. De esta manera, la persona podrá seguir una vida normal.

Entonces, los distintos tipos de rehabilitación para enfermedad cerebro vascular hemorrágica pueden ayudar con los siguientes aspectos:

  • Recuperación de la fuerza
  • Restauración de funciones motoras perdidas, como el habla, la deglución y otras habilidades motoras finas.
  • Mejora de los procesos cognitivos
  • Fortalecimiento psicológico para evitar trastornos como la depresión y la ansiedad

Por supuesto, la rehabilitación por sí sola puede no llegar a ser suficiente para lograr una completa recuperación. Es por ello que se necesita que el paciente y sus allegados colaboren llevando un estilo de vida saludable.

Entre las medidas que puede tomar el paciente, podemos enumerar las siguientes:

  • Alimentación balanceada y saludable
  • Evitar el tabaco, la cafeína y el alcohol
  • Mantenerse físicamente activo. Se recomienda elaborar un plan de ejercicios de acuerdo a las posibilidades de cada paciente.
  • Desarrollar hábitos de sueño regulares
  • Seguir el tratamiento correctamente. Se debe tomar todos los medicamentos de la forma indicada y concurrir a los controles médicos.
  • Cuidar la salud mental buscando el apoyo de seres queridos y profesionales.
  • Vigilar la aparición o el empeoramiento de los síntomas. Concurrir inmediatamente al médico ante cualquier anomalía.

El médico es quien se encargará de definir cuál es la mejor opción de rehabilitación. Él decidirá de acuerdo a la edad, estado físico del paciente y la gravedad del ACV.

Pronóstico

La rehabilitación en la enfermedad cerebro vascular hemorrágica puede llevar un tiempo. Incluso, hay algunas personas que nunca se recuperan del todo. En estos casos, puede llegar a ser necesario un programa de rehabilitación a largo plazo.

Según un artículo de investigación publicado en 2011, entre el 51% y el 61% de las personas que sufren una enfermedad cerebro vascular hemorrágica no sobreviven al primer año. Alrededor de la mitad de estas muertes se producen en los dos días siguientes al ACV.

Sin embargo, el impacto y las secuelas dependerán del área cerebral donde se produzca el daño, su gravedad y de la rapidez de administración del tratamiento. Aunque muchas personas necesitan cuidados continuos, alrededor del 20% de los afectados pueden valerse por sí mismos después de 6 meses.

Si tienes más preguntas o dudas acerca de la enfermedad cerebro vascular hemorrágica, habla con nuestros especialistas en Vitae y estaremos a tu disposición.

¿Te gustó este contenido? ¡Entonces comparte!

¿Te gustó este contenido? ¡Entonces comparte!

X
Bienvenido Vitae Health
Bienvenido a Vitae Health 🖐
¡Inscríbete a nuestro newsletter! Y recibe
información sobre el cuidado de la salud y más.
¡Inscríbete a nuestro newsletter! Y recibe
información sobre el cuidado de la salud y más.
Abrir chat
💬 Necesito información
Hola 🖐

¿En que podemos ayudarte?

Contáctanos vía whatsapp