vitae health acv

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, el ACV es la segunda causa de muerte a nivel. Al mismo tiempo, casi la mitad de sus muertes podrían haberse evitado. Por esa razón, es clave comprender qué es un ACV, sus síntomas y factores de riesgo. Aquí lo explicamos.

Qué es un ACV y qué tipos existen

Un accidente cerebrovascular, también conocido como ACV o ataque cerebral, sucede cuando se interrumpe el suministro de sangre a una parte del cerebro. Eso provoca que el tejido cerebral deje de recibir oxígeno y nutrientes y que, en cuestión de unos pocos minutos, sus células comiencen a morir.

Se trata de una emergencia médica que debe ser atendida de inmediato, ya que puede ocasionar discapacidades permanentes o incluso la muerte. 

Existen tres tipos principales de ACV: 

  • Accidente cerebrovascular isquémico: ocurre cuando un coágulo o materia grasa bloquea un vaso sanguíneo del cerebro e interrumpe total o parcialmente el suministro de sangre. Es el tipo de ACV más común.
  • Accidente cerebrovascular hemorrágico: sucede cuando un vaso sanguíneo del cerebro se rompe y sangra.
  • Ataque isquémico transitorio (“mini derrame”): similar al ACV isquémico, pero el bloqueo ocurre por poco tiempo y el daño ocasionado no es permanente. De todas maneras, el mini derrame coloca al paciente en mayor riesgo de sufrir un accidente cerebral más adelante.

Síntomas de un ACV

Los síntomas ocurren en cuestión de minutos y reconocer un ACV rápidamente es clave. La American Stroke Association propone F.A.S.T., un método para reconocer un ACV y actuar en consecuencia:

  • Face (rostro): Pídale a la persona que sonría. ¿La sonrisa es irregular?
  • Arm (brazo): Pídale que levante ambos brazos. ¿Uno se desvía hacia abajo?
  • Speech (habla): Pídale que repita una frase como “El cielo es azul”. ¿Tiene dificultades para hacerlo?
  • Time (tiempo): Si la persona tiene alguno de estos síntomas, llévela inmediatamente a un hospital o llame a emergencias médicas (incluso si los síntomas desaparecen).

Otros síntomas a tener en cuenta son: entumecimiento o debilidad en una pierna, confusión, dificultad para caminar o ver por un ojo (o los dos), mareos y pérdida de equilibrio, y dolor de cabeza repentino.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo aumentan las posibilidades de sufrir un ACV y algunos se pueden cambiar, pero otros no. Veamos algunos:

  • Edad avanzada.
  • Enfermedades crónicas (diabetes, dislipidemia, hipertensión, entre otras).
  • Inactividad física.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Malos hábitos (consumo de alcohol, tabaquismo).
  • Antecedentes familiares de ACV.
  • Mala alimentación.

Consecuencias de un ACV

En ocasiones, un accidente cerebro vascular puede ocasionar discapacidades temporales o permanentes. El daño dependerá de cuánto tiempo estuvo el cerebro sin recibir el flujo sanguíneo y la región del cerebro afectada. 

Algunas secuelas de los ACV son: 

  • Pérdida de memoria.
  • Dificultades para pensar, razonar o comprender conceptos.
  • Problemas en el habla: un ACV puede afectar el control de los músculos de la boca y la garganta. 
  • Dificultad para escribir.
  • Parálisis o pérdida de control muscular: la persona que sufrió un ACV puede perder la capacidad de mover una parte del cuerpo o tener dificultades para hacerlo. 
  • Depresión.
  • Dolor o sensación de hormigueo en alguna del cuerpo.

Prevención y rehabilitación

La mejor forma de prevenir un ACV es conocer los factores de riesgo, mantener un estilo de vida saludable y hacerse chequeos de salud regularmente. 

Con respecto a la rehabilitación, esta consiste en intentar volver al estado de salud anterior a padecer el ACV. En otras palabras, recuperar las habilidades perdidas. 

Para tratar a sus pacientes, los profesionales de la salud pueden servirse de ejercicios físicos, actividades cognitivas, medicamentos, terapias psicológicas, entre otras opciones.

En Vitae contamos con un equipo especialmente capacitado en distintas terapias de rehabilitación, manejo de pacientes encamados, terapia física y más. 

Si quieres saber más sobre cómo podemos ayudarte, no dudes en contactarnos. Trabajamos con casi todas las aseguradoras de Panamá y la región.

Abrir chat