Salud, bienestar y en el adulto mayor

“Quien de la vida da cuenta, porque los años le han concedido experiencia, el adulto mayor”

Vitae se permite expresar a través de la cita el valor de aquellas personas que con los años acumulan gratos momentos que compartir, a través de experiencias invaluables, que pueden sabiamente ofrecer con palabras que enmarcan en todo su sentido, el amor. Es la manera, en que Vitae da significado al término adulto mayor; un ser que con espíritu joven mantiene con dulzura sus años de vida.

Es normal que las personas se preocupen por los cambios físicos que en su cuerpo (arrugas, canas, etc) denotan claramente que los años transcurren y, por ende, el hecho de que envejecemos. Sin embargo, alguna vez nos hemos cuestionado sobre: ¿Qué es el envejecimiento? Y ¿Cómo deseamos afrontarlo?

En el plano biológico, el envejecimiento está asociado con la acumulación de varios daños moleculares y celulares, que con el tiempo reducen gradualmente las reservas fisiológicas, aumentan el riesgo de muchas enfermedades y disminuyen, en general, la capacidad del individuo. Con el fin de responder a las necesidades que se presentan en esta etapa de la vida, Vitae contempla el Adult Wellness Plan, un servicio diseñado especialmente para el adulto mayor y que contempla diversos aspectos.

Uno de estos aspectos se establece en los cambios en el adulto, los cuales no son ni lineales, ni uniformes y que muchas veces no se asocian con la edad de una persona en años.  Así, mientras que algunas personas de 70 años gozan de un buen funcionamiento físico y mental, otras tienen fragilidad o requieren apoyo considerable para satisfacer sus necesidades básicas. En parte, esto se debe a que muchos de los mecanismos del envejecimiento son aleatorios, pero también se debe a que esos cambios están fuertemente influenciados por el entorno y el comportamiento de la persona.

La vejez se caracteriza también por la aparición de varios estados de salud complejos que suelen presentarse solo en las últimas etapas de la vida y que no se enmarcan en categorías de morbilidad específicas. Esos estados de salud se denominan normalmente síndromes geriátricos. Por lo general, son consecuencia de múltiples factores subyacentes que incluyen, entre otros, los siguientes: fragilidad, incontinencia urinaria, caídas, estados delirantes y úlceras por presión.

Los síndromes geriátricos parecen predecir mejor la muerte que la presencia o el número de enfermedades específicas.

Por otro lado, es casi necesario preocuparse por el incremento de la esperanza de vida, que ofrece oportunidades no solo a los adultos mayores y sus familias, sino también a la sociedad. En esos años de vida adicionales se pueden emprender nuevas actividades, estas pueden variar de acuerdo al estado mental y físico del adulto. Es importante resaltar que las personas mayores contribuyen de muchos modos a sus familias y comunidades. Sin embargo, el alcance de esas oportunidades y contribuciones depende, en gran medida, de un factor: la salud.

Si las personas mayores pueden vivir esos años adicionales de vida en buena salud y en un entorno propicio, podrán hacer lo que más valoran de forma muy similar a una persona joven. En cambio, si esos años adicionales están dominados por el declive de la capacidad física y mental, las implicaciones para las personas mayores y para la sociedad son más negativas. El descuido de las necesidades de las personas mayores tiene consecuencias para el desarrollo que se extienden mucho más allá de los individuos.

Soy médico y desde muy niña me causaba mucha nostalgia ver a abuelitos solos en la calle, en el súper mercado, en hospitales.  Me hacía siempre la misma pregunta: ¿Dónde están sus familiares? ¿Por qué los dejan solos? y mi pensamiento era: si fuese mi abuelita jamás la dejaría sola. Debo admitir que gran parte de mi motivación para estudiar medicina vino de los adultos mayores. Quién mejor que un médico para ayudarlos y cuidarlos. Siendo miembro de Vitae he podido resaltar el factor salud en el adulto mayor a través del plan dirigido a dicho grupo: Adult Wellness Plan, que se centra en brindar el cuidado y control de las enfermedades crónicas que padecen la mayoría de estas personas.

Las facilidades de este plan se brindan en un entorno de total armonía y comodidad, ofreciendo desde atención médica por especialistas, visita de personal de enfermería mensual, medicamentos y exámenes de laboratorios.

La vejez puede ser una etapa activa y vital, no hay que pensar en ella como pasiva y dependiente. De todos nosotros depende la calidad de vida del adulto mayor.

 

Bibliografía

  • OMS (2015). Informe mundial sobre ¨El Envejecimiento y la Salud¨. Pág 27-30.
  • Morfi Samper, Rosa (2005). La salud del adulto mayor en el XXI. Revista Cubana de Enfermería.
Abrir chat